¿En tu casa cada uno va a lo suyo? ¿Estáis todos sentados en el sofá, cada uno con su móvil? ¿Tus hijos no te hacen caso? ¿Tienes la piel mixta? ¡Enhorabuena, tenemos la solución para ti! Un escape room en familia es un billete seguro hacia una experiencia inolvidable, te contamos por qué:

1.- Es una ocasión ÚNICA para juntaros todos en una habitación sin móviles, ni tablets, ni teles, ni ordenadores… Es como si te encontraras cara a cara con un unicornio.

2.- Si queréis salir vais a tener que compartir ideas y trabajar en equipo, una buena forma de fortalecer lazos.

3.- Haz que tus hijos se sientan especiales: asígnales las tareas que creas que se les puedan dar mejor, deja que ellos descubran cosas… ¡Se les ilumina la cara! Si les cedes el protagonismo un ratito te lo agradecerán.

4.- Haz caso a las ideas de las nuevas generaciones. Tienen mucha imaginación y si nos dieran un euro por cada vez que un niño ha dado con el modo de resolver un enigma y sus padres le han ignorado, el Comecocos ahora tendría un palacete en la Toscana.

5.- El placer de resolver un puzle, de descubrir un pasadizo secreto, de abrir aquella caja de caudales, es indescriptible. ¡Disfrútalo con los tuyos!

6.- Cuando salgáis tenéis conversación para rato: ¿Recuerdas cuando cogiste la cuerda y…? Luego no digas que no sabes de qué hablar con tus hijos.

7.- Buscad el próximo escape room juntos. ¿Qué os apetece, escapar de una mazmorra? ¿Atracar una joyería? ¿Salvar a la humanidad? ¿Descubrir al asesino? ¡Cada room escape es una aventura diferente!

¡Ah, sí! Respecto a la piel mixta, consúltalo con tu dermatólogo.