En un escape room hay que poner los cinco sentidos, estar atento a todo y tener muy buena comunicación con los compañeros, pero a veces los nervios nos juegan malas pasadas. He aquí un compendio de los principales errores que debes evitar en un escape room:

1.- No estar atento a la introducción del master. Que síiiiiiii, que es lo mismo de sieeeeeempre, que ya hemos hecho muchos escapes y no nos van a explicar nada nueeeeevo, PERO… Siempre puede haber un pequeño detalle que luego nos hará perder mucho tiempo dentro. La aventura comienza con la introducción, ¡no te la pierdas!

2.- No mirar en todos los rincones. Sed concienzudos. No hará falta que os leáis los libros de atrezzo, ni nada por el estilo, pero hojeadlo todo, mirad debajo de las sillas, detrás de puertas y cuadros, en los percheros, en todos los cajones, levantad todo lo que se pueda levantar… Y a veces no está de más repasar una zona que ya ha explorado un compañero, por si se ha dejado algo. Recordad que no hace falta rascar la pintura de las paredes, ni arrancar las cosas que están colladas, ni desmontar los muebles. ¡Prohibido entrar con llaves Allen!

3.- Mala comunicación. Es más habitual de lo que piensas, mientras tú miras la mitad de un puzle sin comprender nada, un compañero está mirando la otra mitad. Si no habláis entre vosotros, ¡no avanzamos! Comentad todo lo que veáis, aunque parezca una tontería. Ah, y el resto, escuchad.

4.- Buscar la solución más complicada. A veces haber jugado muchos escapes nos juega una mala pasada, y cuando vemos un enigma nos vamos directamente a la solución más compleja, porque en otro escape ya nos encontramos una cosa así y se resolvía de esa manera. Cada escape room es un mundo y, aunque pueda haber elementos similares, muchas veces se resuelve de forma distinta.

5.- Interrumpir a alguien que está probando una cosa. No hay ideas malas, hay que probarlo todo. Si un compañero está probando una cosa, no le interrumpas, porque lo más probable es que no lo vuelva a intentar. Tal vez esté haciendo lo correcto…

6.- Seguir ciegamente al líder. Siempre hay alguien que ha jugado más, que tiene más dotes de mando, eso está muy bien, pero todos podemos tener buenas ideas. Recordad que es un trabajo en equipo, todos podéis participar.

7.- No dejar que otro compañero lo intente. Es la cuarta vez que intentas hacer que la bola entre en el agujero, pero es imposible. Es un juego de habilidad y te estás dejando las pestañas, pero no consigues hacerlo bien. No pasa nada, deja que otro lo intente. ¡No todos somos buenos en todo!

8.- No hacer caso a los niños. Los niños, esos locos bajitos, tienen muy buenas ideas, y a menudo son ignorados por sus padres. ¡Haced caso al niño!

9.- Obcecarse. A veces es mejor dejar un rato un enigma y cogerlo más adelante con otra mirada. Seguro que es más fácil de lo que parece, solo hace falta enfocarlo de otra forma. ¡Ánimo!

10.- No pedir pista. A los game masters les pagan por echaros una mano, no os sepa mal pedir una pista para continuar. Ya sé que queréis encontrar la solución solos, pero es mejor una pequeña pista y que el juego vaya fluido, que quedarse veinte minutos atascados porque a nadie se le ocurrió darle la vuelta a un dibujo.

Reserva ya nuestros juegos!!!!!